Tips para cuidar tu alimentación en esta cuarentena.

 

Nutrióloga Karen Betech

 

Te levantas en la mañana medio desvelada por quedarte viendo las noticias hasta muy tarde por la noche. El tema del coronavirus tiene en estado de preocupación constante, angustia, ansiedad y una mezcla de miedo pero fe de que vamos a estar bien. Te quedas en casa para proteger y proteger a los demás del contagio. Tu trabajo afuera queda cancelado hasta nuevo aviso. Si hay niños en casa esto vuelve a ser un reto. Si son adolescentes el reto es hacer equipo con ellos. Te preocupa la situación mundial y local. ¿Cómo harás para conseguir los alimentos necesarios para tanto tiempo de aislamiento? ¿Qué pasará con el desabasto por las compras de pánico? ¿Qué pasará con la economía de tu hogar y de tu país? ¿Qué pasará con todo el mundo?

 

Si este es tu estado actual, o se parece en algo, quiero decirte que no estás sola ni solo. Todos estamos así en mayor o menor medida. La incertidumbre, la falta de contacto con otros seres humanos, no ver a nuestra familia y amigos, no poder ir a trabajar y no poder hacer nuestra rutina. Todos estos factores nos van a variar la ansiedad y la tendencia es tratar de calmarla. Algunos visitan el refrigerador y la alacena varias veces al día buscando un no sé qué para que les regale un sabor agradable. Algo así como un entretenimiento en forma de chocolates, papitas o cacahuates.

 

No eres tú, somos varios. Pero todo esto va a pasar en poco tiempo. La meta es hacerte una rutina diaria dentro de esta nueva realidad. No importa si no la sigues al pie de la letra, si cambias un poco los horarios, si no hay cumples todo lo que está en tu lista de actividades del día. Pero establecer una rutina a grandes rasgos, puede ser de gran utilidad para estos días. Equilibra tus tiempos. Establece horarios de comida para cumplirlos y no comer fuera de este horario. Ocupa tu tiempo libre en actividades productivas y creativas. Limite el tiempo en la computadora y en el teléfono celular. Puedes armar un rompecabezas, dibujar, pintar, tejer, construir legos, hacer esculturas, hacer manualidades creativas aunque ya seas adulto.

 

El objetivo es ocupar tu tiempo evitando el aburrimiento combinado con ansiedad. Aburrirse no es algo negativo si lo sabes permitir. Salir al patio o mirar el cielo por la ventana también es una forma de relajar tu mente un momento. Si esto es muy estático para ti entonces aprovecha para moverte. Hacer ejercicio, caminar, seguir videos en línea con rutinas de fuerza o de baile, hacer ejercicio en bicicleta estática o elíptica (si tienes una en casa) o ejercicios de piso. Todos estos son ejemplos de maneras que tenemos para movernos. Quizá en esta quincena puedes lograr hacer con tu cuerpo algunas cosas que antes no podías o no sabías que podías.

 

En cuanto a tus horarios de comida, proponte un desayuno, comida y cena espaciados por 5 horas entre cada uno. Asigna colaciones preparadas con anticipación. Puedes dejar en el refrigerador un poco de verdura partida separada en varias cajitas para cada día. También puede tener la mano frutas de fácil acceso que no tiene refrigeración como mandarinas, manzanas, guayabas, duraznos o plátanos. En la medida de lo posible, busque planear sus menús semanales para tener los ingredientes que necesitan y así poder planear la compra semanal sin desperdicios ni gastos innecesarios.

 

Finalmente y muy importante, comunícate. Estás aislado en casa pero eso no significa que debes aislarte del mundo entero. Conéctate contigo mismo, con tu interior y con los que te rodean. Platica con ellos y recuerda interactuar para no hundirte en tu propio mundo. Recuerda que muchas y muchos nos sentimos como tú.

Leave a comment

All comments are moderated before being published