PESAJ, MATZÁ Y OTROS ALIMENTOS DE TRADICIÓN JUDÍA.

Pronto viene Pesaj, una fiesta judía en la que se acostumbra comer matzá o pan ázimo. Muchos se preocupan por los kilos que suben en estas fiestas y me preguntan si la matzá engorda.

 

Para responder esta pregunta hay que aclarar lo siguiente:

  1. No existe ningún alimento que por sí sólo engorde o enflaque. Es el total de lo que comemos, la proporción y la cantidad lo que nos lleva a subir de peso o bajar. Claro que también interfieren factores como la actividad física, el ejercicio, la genética, el ambiente en el que vivimos, el nivel de estrés, la edad, la etapa de vida, los factores emocionales, estado hormonal, salud o enfermedad y un eterno etcétera. Pero la matzá por sí sola no engorda, como tampoco engorda ningún alimento por sí solo.
  2. Engordar y enflacar es parte natural de todo cuerpo humano que sabe hacer las adaptaciones necesarias a lo que se va presentando en cada momento de la vida. La preocupación excesiva por cuidar el peso puede llevar a otros problemas del extremo de los trastornos de la conducta alimentaria.

 

Dicho esto, debo aclarar que la matzá en comparación con otros alimentos sí nos da un aporte de energía algo elevado. Una matzá cuadrada estándar aporta tanta energía como 3 tortillas de maíz o una taza de arroz. Su principal ingrediente es harina de trigo lo cual nos da una fuente importante de hidratos de carbono.

 

Sí es un alimento de alta densidad energética debido a que no contiene agua, es tan seco que toda las calorías que aporta están demasiado concentradas en poco volumen. Por eso debemos consumirla con moderación y siempre acompañada de verduras y una fuente de proteína. Por ejemplo puedes combinar la mitad de una matzá con un poco de lechuga y atún o pollo. Los días que comas varias porciones procura entonces ya no añadir otras fuentes de hidratos de carbono como arroz y papa. Esos días recuerda hidratarte bien tomando líquidos suficientes sin azúcar. Agua simple. Evita comer demasiada matzá ya que puede provocar estreñimiento o diarrea.

 

Si añadimos a la matzá los demás alimentos tradicionales que comemos en Pesaj (pascua judía) podemos obtener beneficios nutricionales. La pierna de carnero es una buena fuente de proteína y debemos consumirla también con moderación debido al aporte de grasa que también incluye. El huevo es una buena fuente de proteína, hierro y vitamina A. La lechuga nos aporta fibra y antioxidantes. Cuanto más verde, más beneficios. Las hojas verdes contienen vitaminas que ayudan a prevenir la degeneración macular en el ojo. Sumado a esto, el vino de uva oscura contiene un buen aporte de flavonoides y antioxidantes pero siempre y cuando tomemos con moderación y no más de lo reglamentado. Si lo sustituyes con jugo de uva busca el de menor contenido de azúcar y reduce el tamaño de la porción al mínimo indispensable. Finalmente, el agua con sal, también consúmela con moderación. Si bien la sal nos ayuda a mantener un equilibrio en la hidratación, no debemos abusar su consumo pues puede perjudicar riñones a largo plazo.

 

Pesaj es un momento que nos sirve para reflexionar. Pero también una ocasión para festejar. Comer con moderación en esta y todas las fechas importantes es también una forma de mantener nuestra libertad, en la que cada uno de nosotros elige cuánto y qué comer. Felices fiestas.

 

LN Karen Betech, Hospital Ángeles Lomas, consultorio 150, 5247-14-73, kbetech@yahoo.com, Nutrióloga Karen en redes sociales.

Leave a comment

All comments are moderated before being published